Aprende a gestionar mejor tus finanzas

Febrero 10, 2015 Seguros

Consejos para contratar un Seguro de Vida

El Seguro de Vida actúa como resguardo frente a una posible situación de apremios económicos, para su familia en caso de su fallecimiento.

 

Un seguro de vida actúa en caso de fallecimiento del asegurado. Si esto ocurriera, sus beneficiarios o herederos accederán a una indemnización si la muerte ocurre por causa cubierta por el seguro.

 

El beneficio que otorga el seguro de vida a los beneficiarios, consiste en una suma de dinero llamada Capital Asegurado, que puede pagarse de una sola vez o bien en forma de una renta.

 

Los destinatarios de esta suma de dinero son los beneficiarios designados en la póliza, o en su defecto los herederos legales del asegurado. También podrían eventualmente existir beneficiarios designados, que habitualmente son familiares del asegurado, sus socios, sus acreedores, etc.

 

¿Cuál es el objetivo de un seguro de vida?

 

El Seguro de Vida y/o el Seguro de Vida con Ahorro tienen por objetivo:

 

– Proveer ingresos al cónyuge e hijos por un plazo determinado. 
– Proveer ingresos para la educación de los hijos.
– Pagar saldos de deuda (hipotecarias, prendarias, crediticias o personales).
– Pagar las deudas finales del asegurado, tal como servicios médicos, fúnebres, etc.
– Proveer un fondo para una futura jubilación.

 

Por esta razón, para determinar qué tipo de Seguro de Vida se necesita contratar, se deben analizar las necesidades de la familia en caso de fallecimiento del generador de ingresos.

 

En suma, el Seguro de Vida brinda protección o ahorro dando seguridad económica a los beneficiarios, cuya estabilidad financiera pueda verse amenazada ante la muerte del Asegurado.

 

Aspectos a tener en cuenta

 

El inicio y fin de la cobertura debe estar claramente especificado en la carátula de la póliza. El asegurado deberá tener presente que, cuando la cobertura del seguro finalice a una edad avanzada (por ejemplo mayor de 60 años), podría ser muy difícil renovar o contratar un nuevo seguro.

 

– Capital asegurado: debe fijarse si existe alguna reducción del capital asegurado a una determinada edad.
– Cláusulas adicionales: se debe tener en cuenta el capital asegurado, hasta qué edad lo cubre y cuál es el costo de estas cláusulas.
– El asegurado deberá tener en cuenta si existen carencias estipuladas en la póliza, las características de éstas y, de ser así, si las mismas se ajustan a sus necesidades.
– En los seguros de vida individuales, la compañía está obligada a entregar la póliza al asegurado. En los seguros colectivos, a través del tomador, la compañía de seguros deberá entregar a cada uno de los asegurados una copia de la póliza o, al menos, un certificado que acredite la cobertura. En este último caso tanto la aseguradora como el tomador y el corredor deberán mantener a disposición de los interesados una copia de la póliza.
– El seguro se puede celebrar sobre la vida del contratante o de un tercero. En este último caso, debe existir consentimiento del tercero. No se puede asegurar la vida de menores de edad o incapaces.

 

Sobre la contratación

 

Al contratar una póliza el asegurado debe completar un formulario denominado “Solicitud del Seguro”. Este formulario requiere información personal y médica, el tipo de póliza y capital asegurado que se quiere contratar.

 

La compañía utiliza esta información para determinar si emitirá la póliza o no, por lo tanto, es importante que se contesten todas las preguntas completa y honradamente, dado que de no hacerlo así, se puede ver privado de la indemnización. Si una persona ajena completa la solicitud en lugar del asegurable, éste deberá examinar su exactitud antes de firmarla.

 

Cuando la póliza es emitida la solicitud se convierte en parte de la misma y, cualquier información errónea que se haya hecho puede resultar en la disminución del capital asegurado y de la cobertura.
Evaluación del riesgo

 

Para que la compañía tome la decisión de asegurar la vida de un asegurado debe basarse en la solicitud, el examen médico, si es requerido, declaraciones del médico del asegurable y cuestionarios especiales.

 

Si el asegurador determina que el asegurable tiene un riesgo de muerte mayor a lo normal, su cobertura se considera un riesgo agravado, lo que significa que la prima será mayor que la de una prima normal o estándar, o bien, que no es asegurable de acuerdo a los criterios de la compañía.

 

Se debe tener en cuenta que una clasificación se basa en el juicio individual de un asegurador y los requisitos de una compañía. Es posible que una compañía diferente conceda una clasificación más baja o más alta. Esta es otra razón para comparar al comprar seguros de vida.

 

Inicio de la cobertura

 

El inicio de la cobertura se acuerda entre las partes, no es requisito que la póliza de seguro esté emitida para que exista cobertura. En defecto de estipulación sobre el inicio de la cobertura en la póliza, los riesgos serán de cargo del asegurador a partir del momento en que se perfeccione el contrato.

 

Recomendaciones

 

Para que el beneficiario pueda cobrar a tiempo la indemnización debe conocer el tipo de póliza que el asegurado tiene, cualquier cambio que éste haga y dónde mantiene guardada la misma.

 

El asegurado debe nombrar un beneficiario adicional, en caso de que el beneficiario originario fallezca antes que él.

 

Tenga en cuenta que no es requisito contar con los servicios de un abogado o pagarle a ninguna persona para hacer un reclamo por una póliza de seguro, simplemente basta contactarse con el corredor o compañía de seguros.

 

Fuente: Superintendencia de Valores y Seguros.

contacto@ruvix.com