Ruvix en la Prensa

26

Oct - 2015

¿Cesante? Cómo sobrevivir con la plata de la indemnización

Lunes, 26 de Octubre de 2015
DiarioPyme
 

Es cierto, en la tasa de desempleo hasta ahora no se había visto reflejada la actual situación de la economía, ya que el último dato conocido es que en el trimestre móvil junio-agosto la desocupación llegó a 6,5%, según el Instituto Nacional de Estadísticas.

 

Pese a ello, el dato conocido la semana pasada de que en el Gran Santiago la cifra saltó al 7,1%, al fin estaría dando cuenta de que el mercado del trabajo está absorbiendo la desaceleración. Si usted es de lo que se sumó a la estadística y quedó cesante con una indemnización en las manos sin saber bien cómo administrarla, aquí dos economistas le dan algunos consejos.

 

“Imaginando un escenario óptimo en que uno recibe una gran indemnización. Probablemente en ese caso es mejor pagar las deudas que se puedan tener y de esa manera se ahorra en intereses“, sostiene Sergio Tricio, gerente general de Ruvix.

 

En ese sentido, Rafael Garay, economista y CEO de Think Co. coincide y añade otro aspecto a considerar. “Quizás tú tienes cuotas de crédito de consumo en la que no tiene que atrasarse porque te vas al boletín comercial (Dicom) y eso te hace más complejo encontrar un trabajo“, afirma.

 

Sin embargo, en lo que hacen hincapié ambos especialistas es en que tampoco se trata de pagar todos estos préstamos, pero sin quedarse con efectivo para sobrevivir el día a día.

 

Para ello, lo que recomiendo Garay es que se trate “de aplazar en dos o tres meses las cuotas que se puedan” y recuerda que hay créditos que tienen seguro de desempleo, “entonces lo que tienes que hacer es llevar la copia del finiquito a tu ejecutivo del banco, porque el seguro puede cubrir algunas cuotas”, agrega.

 

Pero quizás antes que todo, los economistas recomiendan ordenarse y ver en qué puedo seguir gastando y en qué no. Por ejemplo, seguramente tendrá que olvidarse de la TV por cable.

Lo indicado es “hacer una lista de los gastos imprescindible y de prescindibles que tú puedes rebajar y hacer un presupuesto real y con el dinero que te queda, asegurarte mínimo seis meses de subsistencia”, apunta el CEO de Think Co.

 

Esto se debe hacer a partir de un estimado de cuánto se cree que pueda estar sin trabajo. En ese aspecto, Tricio sugiere que habría que ver “cuál es el nivel de empleabilidad del puesto de trabajo en el que se desempeña esa persona, es decir (saber) cuánto me va a costar empleo nuevamente”.

 

 

Para hacer rendir esa plata

 

Otra opción que aparece en el camino es poder rentabilizar esa indemnización para así hacer durar por más tiempo.

 

Por un lado, Garay apunta que hay que tener ojo con las cuentas de ahorro. “Hay que tener cuidado con qué tipo de cuenta de ahorro es, porque hay algunas que tienen cierta cantidad de giros permitidos al año, porque si tienes gastos mensuales no puedes hacer más giros, porque te penaliza y te quita todos los intereses“.

 

En tanto, Sergio añade que se pueden considerar varias opciones para invertir a corto plazo. Uno debiera privilegiar instrumento de bajo riesgo como pueden ser los depósitos a plazo, fondos mutuos de renta fija y la tercera opción es la cuenta 2 de la AFP“, apunta.

 

¿Y qué hacer con las tarjetas de crédito? El gerente general de Ruvix no tiene duda en sugerir que “una muy buena recomendación es eliminar esas tarjetas de crédito, tijereteándolas, rompiéndolas para no ocuparlas para no caer en la tentación de usar ese instrumento de deuda“.

 

Aunque Garay es algo más flexible, ya que explica que “si tú no tienes cupo utilizado, en un caso de extrema emergencia, se pueden utilizar como mecanismos para sacar recursos frescos”, aunque siempre con mesura y precaución.