Ruvix en la Prensa

13

Ago - 2015

China devalúa otra vez, arrastra mercados y dólar sube a $ 684

Jueves, 13 de Agosto de 2015
 
La Tercera
 

Cuando el martes el Banco Popular de China intervino el yuan y lo devaluó en 1,86%, dijo que la medida era “excepcional”. Pero ayer volvió a la carga y depreció su moneda en 1,62% y hoy jueves un 1,11%.

 

El vaivén no quedará ahí. La entidad advirtió que llevará cierto tiempo a los actores del mercado ajustar la cotización y las prácticas de intercambio, así como explorar y encontrar el precio de equilibrio en el mercado de divisas. Y agregó que habrá más oscilaciones del tipo de cambio que fija cada día “en el corto plazo”.

 

Y tal como ocurrió el martes, el mercado reaccionó con fuerza. Ayer, las bolsas europeas cayeron hasta 3,27% en el caso del DAX alemán y 2,44% en el Ibex español, que no perdía tanto desde el “corralito” griego el 6 de julio pasado. El principal indicador de la bolsa china, el Shangái Compost, bajó 1,06% y el Ipsa de la Bolsa de Santiago, retrocedió 0,21%. En Estados Unidos, el Dow Jones, cerró sin variaciones.

 

El dólar tuvo un nuevo impulso frente al peso chileno y cerró con puntas de $ 683,5 comprador y $ 684,1 vendedor, $ 2,2 superior al día anterior y anotó su precio más alto desde el 3 de septiembre de 2003.

 

Por su parte, el cobre anotó una caída de 0,72% en Londres y cerró en US$ 2,31 la libra. Por último, el crudo resultó con alzas durante la sesión de ayer y el WTI anotó un precio de US$ 43,39 por barril.

 

¿Qué hay en el fondo?

 

Felipe Barragán, analista internacional del Bice Inversiones, asegura que China intenta demostrar, y tal como lo ha dicho explícitamente, una flexibilización en su economía. “Lo que hacía antes era fijar solo su tipo de cambio, ahora quiere cambiar ese criterio arbitrario y va a dejar que las fuerzas del mercado tengan mayor relevancia”, dice.

 

Para Jaime Achondo, socio y gerente de la mesa de dinero de FYNSA, “lo que China intenta hacer es volver más competitiva su economía y, particularmente, su sector exportador, por eso devalúa”.

 

Hacia adelante, Samuel Levy, jefe del departamento de estudios de ForexChile, prevé que el central chino debiera seguir depreciando, hasta en un 5%, pero más paulatinamente. Sergio Tricio, gerente general de Ruvix, cree que esto es sólo el inicio de una devaluación que debiera darse de forma más constante. “Es probable que la devaluación completa, que debería durar algunos meses, vaya entre un 5% y un 10%”, acota.

 

Otro de los factores que se vislumbra es que China está haciendo méritos para mostrarse como una economía más flexible por dos razones: porque el índice MSCI Global y Emergentes dijo que en 2016 podría rebalancear los títulos chinos y darles mayor relevancia; y porque el FMI anunció la semana pasada que para incluir al yuan en su canasta referencial de monedas de reserva, debe acercarse a niveles “reales” y no con el nivel de apreciación que tiene actualmente versus sus pares regionales.

 

Esta situación deja en un mal pie a la Fed para decidir un alza de tasas en su reunión de septiembre, como esperaba el mercado.

 

Efectos en Chile con foco en cobre y dólar

 

Dados los estrechos vínculos comerciales, la devaluación del yuan llevada a cabo por China tendrá impacto en Chile, tanto en su principal exportación, el cobre, como en una depreciación del peso ante el dólar.

 

“En el mundo, uno de los países que más afecta (la devaluación) es a Chile, porque hoy somos muy dependientes del comercio que tenemos con China (…) Es algo que en el corto plazo puede tener un impacto significativo, fundamentalmente en el precio del cobre”, dice Sergio Tricio, gerente general de Ruvix.

 

Coincide Samuel Levy, jefe del departamento de estudios de ForexChile, quien plantea que la devaluacióndel yuan y los valores del metal rojo y la cotización del dólar están íntimamente relacionados. “Un yuan más barato podría derivar en que se encarezca el cobre (que se transa en dólares) para los chinos”, explica.

 

Añade que, a su vez, lo anterior generaría un menor consumo del mineral y, por la tanto, una baja en su precio. “Y eso, obviamente, impactaría en el dólar/peso al alza”, declara.

 

De todos modos, esos efectos no serían de largo plazo, advierte Tricio. “En el mediano plazo debería ir aminorándose ese efecto”, apunta.