Ruvix en la Prensa

26

Nov - 2015

Cómo salir del “bicicleteo” de las deudas

Jueves, 26 de Noviembre de 2015
DiarioPyme
 

Si usted es de aquellas personas que vive endeudado y que está constantemente saliendo de una deuda para entrar a otra, casi como una historia sin fin, entonces es parte de la preocupante estadística del “bicicleteo”.

 

Esta práctica, que no es desconocida, se hizo aún más evidente con la Encuesta Financiera de Hogares 2014 que este miércoles dio a conocer el Banco Central, que reveló que el 22% se endeuda, no para darse un gustito o pagarse un lujo, sino que para pagar otras deudas.

 

Pero ¿cómo una persona o familia llega a situación? Para el economista Sergio Tricio hay algunos factores que la desencadenan, pero destaca cinco: “ingresos bajos, imprevistos, falta de planificación y desorden, consumo más allá de las posibilidades, falta de educación financiera, y las excesivas tasas de interés”.

 

Que casi un cuarto de los hogares chilenos se encuentren en esta situación, se puede analizar de dos maneras a juicio del gerente general de Ruvix. “En muchos casos se utiliza el refinanciamiento para ordenarse o para cambiar las condiciones de un tipo de deuda y así seguir cumpliendo de buena forma con los compromisos”, mientras que la segunda opción es precisamente que exista un sobre endeudamiento y se sigan solicitando créditos para pagar otros.

 

Tricio sostiene que si esto se prolonga en el tiempo “podría tener indeseables repercusiones en caso de que la economía siga debilitándose y aumente el desempleo, lo que puede provocar un círculo vicioso de menor consumo y un estancamiento económico prolongado”, afectando incluso a la economía en general.

 

 

Cómo salir a flote

 

Una vez que ya se reconoce que su bolsillo no da para más, tiene que detenerse y pensar que pese a lo grave, su realidad puede tener solución.

 

“Para salir del sobreendeudamiento, es necesario primero que todo analizar y determinar cuántos son los ingresos mensuales y los gastos, sin considerar el pago de créditos”, enfatiza el economista.

 

Una vez hecho eso, el experto añade que dependiendo del exceso de ingresos sobre gastos, se debe determinar cuánto sería el dinero disponible para pagar deudas. “Por ejemplo, si una familia gana 700 mil pesos y gasta 550 mil mensuales, es posible pagar 150 mil pesos en créditos”. Luego de eso, añade como tercer paso el consolidar la deuda en una sola, es decir, solicitar un crédito para juntar todos los préstamos en uno solo, que tenga un pago mensual precisamente cercano a esta última cifra.

¿Pero es factible para una persona hacer esto último? “Es posible y eficiente pero dentro de ciertos márgenes que permitan un financiamiento a buenas tasas. En promedio, acceder a un CAE de entre un 10% y 15%, es una buena alternativa de financiamiento a tasas razonables”, subraya el economista.

 

Ahora viene lo fundamental, que sí o sí debe hacer. “El paso final es eliminar al máximo el acceso a deuda fácil como las líneas y tarjetas de crédito”, recalca Tricio y agrega “como recomendación extra, evaluar opciones de generar mayores ingresos, para de esa forma comenzar a ahorrar y posteriormente prepagar la deuda contraída”.

 

Si está pensando en la posibilidad de quizás pagar algunas deudas más urgentes y postergar otras, debe tener cautela. “Es una medida extrema, en donde se debe privilegiar las que tenga mayor penalidad en cuanto a intereses por multas por ejemplo”, dice el especialista aunque lo que más recomienda es acercarse a la institución que le prestó el dinero y transparentar sus posibilidades reales de pago.

 

Para concluir, Sergio Tricio entrega los siguientes tips: orden, planificación, consumo responsable, evitar las tentaciones, hablar del dinero en familia y definir ciertos límites de consumo. “Los hijos deben saber cuáles son los límites y el por qué. Si en las fechas de festividades no se puede exceder el gasto, saber contenerse”, puntualiza.