Ruvix en la Prensa

06

Oct - 2015

El CAE y el CTC

Martes, 06 de Octubre de 2015  

 
Publímetro
 

En la última columna hablamos de endeudamiento responsable y contamos algunos tips de cuáles eran los niveles razonables de deuda, para de esa forma, optar a condiciones de financiamiento (tasa de interés) más atractivas.

 

Lo que no explicamos, y es muy importante a la hora de solicitar un crédito, es la Carga Anual Equivalente (CAE) y el Costo Total del Crédito (CTC). Reiteramos que el endeudamiento no es malo en sí mismo, pero lamentablemente, por desconocimiento, muchas veces terminamos pagado grandes sumas de dinero en intereses, seguros y gastos adicionales. Para muchas personas, la compra de una propiedad o un auto, sería imposible sin la ayuda de financiamiento. La clave está en que esa deuda que se adquiere, sea en buenos términos para poder solventarla en el tiempo y no pagar en exceso por ese financiamiento.

 

Entremos en materia. La Carga Anual Equivalente es un indicador de gran ayuda que ha introducido la Ley 20.555 sobre Sernac Financiero, el cual permite la comparación entre las distintas alternativas que ofrecen los proveedores de productos o servicios financieros. La Carga Anual Equivalente se expresa en un porcentaje que revela el costo de un crédito en un período anual, cualquiera sea el plazo pactado para el pago de la obligación. Lo que hace la Carga Anual Equivalente, a diferencia de la tasa de interés, es que introduce todos los gastos y costos del crédito en la “juguera” y los expresa en un solo porcentaje que permite compararlo con otras empresas que ofrecen similares condiciones crediticias. Con ese porcentaje usted puede comparar qué proveedor ofrece el crédito más barato, simplemente verificando la siguiente regla de oro: en un mismo plazo y sobre un mismo monto, siempre será más barato el crédito que tenga la Carga Anual Equivalente más baja.

 

En tanto, el Costo Total del Crédito (CTC), es el indicador que, expresado en una suma de dinero, da cuenta del monto total a pagar por el crédito solicitado. Se calcula sumando el monto del crédito, lo adeudado por tasa de interés y los gastos asociados al crédito. En otras palabras, se puede cuantificar al multiplicar la cantidad de las cuotas solicitadas por el monto de la cuota mensual.

 

A modo de sugerencia, un CAE sobre el 20% estamos hablando de un crédito caro, entre un 12% y 20% un crédito promedio, mientras que un CAE bajo el 12% es financiamiento barato. Otra consideración, es que a mayor plazo, el CTC será mayor, por lo tanto es importante privilegiar un CAE bajo en conjunto con un plazo del crédito lo menor posible. Finalmente, esa cuota a pagar, no debe exceder ciertos porcentajes del nivel de ingresos de quien lo solicite, que se encuentran generalmente entre el 25% y 40%.

 

Por último, es muy importante que se preocupe de estos conceptos, ya que al momento de solicitar financiamiento, lo hará en mejores condiciones, pagará menos intereses y finalmente terminará por beneficiar a su bolsillo.