Ruvix en la Prensa

09

Sep - 2016

La mala idea de cambiarse al Fondo E

Viernes 9 de Septiembre de 2016

 

DiarioPyme

 

En el contexto de la discusión sobre el actual sistema de pensiones, uno de los llamados que ha realizado el movimiento No + AFP
es que se realice un traspaso masivo de los ahorros de los afiliados al Fondo E. En su propuesta argumentan el evitar que las AFP especulen con nuestro dinero, protegernos de las perdidas y poder lograr un colapso del sistema.

 

En primer lugar, es importante aclarar que en el año 2002 se crearon los multifondos en Chile, que le dieron la posibilidad a todos los afiliados de elegir el nivel de riesgo que estarían dispuestos a asumir, en función de la rentabilidad esperada de esas inversiones.

 

En ese sentido, el Fondo A es el que asume más riesgo al invertir una mayor proporción de sus fondos en renta variable (acciones) con una rentabilidad promedio anual desde su creación de UF más 6,43%, mientras que el Fondo menos riesgoso que es el E, que invierte mayormente en instrumentos de renta fija, ha obtenido desde su creación una rentabilidad de UF más 4,03%. Por lo tanto, hasta ahora se ha cumplido la lógica financiera que nos indica que a mayor riesgo se obtiene una mayor rentabilidad y en consecuencia, la elección de qué Fondo elegir debería estar en función de la edad, ya que en el largo plazo esta regla suele cumplirse.

 

Los detractores del sistema argumentan que en el año 2008 el Fondo A perdió un 40%, sin embargo no mencionan que a mediados del año 2010 se habían recuperado todas esas pérdidas. Otro argumento en contra es que los Fondos de Pensiones les permiten financiarse a los grandes grupos económicos de Chile. Sin embargo, al parecer no tienen conocimiento que las empresas en Chile se financian vía la Bolsa de Comercio (emitiendo acciones que se pueden transar) o vía deuda corporativa. A modo de ejemplo el Fondo A tiene un 80% de inversiones en el extranjero y un 12,7% en empresas chilenas, mientras que el Fondo E tiene invertido un 90% en Chile y dentro de ese universo, aproximadamente un 40% está invertido en instituciones financieras nacionales y un 10% en empresas chilenas.

 

Respecto a un posible colapso del sistema es un error pensar en esa posibilidad, ya que las AFP lo único que hacen es comprar instrumentos financieros que están a nombre de todos los chilenos. Si todos los cotizantes se cambiaran en un día en particular, la norma dice que ese cambio se ejecutaría en 4 días hábiles y si el traspaso es masivo, los cambios se ejecutarían por orden de llegada, para que se ejecute de una manera ordenada.

 

En consecuencia, las razones para elegir el Fondo de Pensiones deberían ser la rentabilidad en el largo plazo, el perfil de riesgo del afiliado y la edad. Por lo tanto, cuidado con estas propuestas y llamados a colapsar al sistema, que los más perjudicados pueden terminar siendo precisamente los afiliados.

 

En esta serie de columnas hemos intentado explicar algunos conceptos complejos que nacen del actual sistema a de pensiones que rige en Chile. La idea ha sido educar y aportar con un granito de arena a la discusión. Sin duda que seguiremos hablando sobre los cambios que se realizarán en el futuro.