Ruvix en la Prensa

26

Ago - 2015

Las diferencias entre ahorrar e invertir

Miercoles, 09 de Septiembre de 2015  

 

DiarioPyme  

 

En muchas ocasiones se tiende a confundir estos dos conceptos, que si bien se relacionan profundamente, se deben comprender de manera distinta. Comencemos por entender cada uno de ellos: mientras ahorrar es simplemente lo contrario a gastar, o desde otro punto de vista, sacrificar consumo presente por consumo futuro, el acto de invertir incorpora el factor riesgo, es decir, es posible perder dinero, pero a cambio de una rentabilidad que puede hacer crecer de manera más rápida el capital ahorrado.

 

Muchas personas que tienen incorporado el hábito del ahorro, dejan un porcentaje de sus ingresos en la cuenta corriente, en una cuenta de ahorro o en depósitos a plazo, para posteriormente adquirir un bien durable (auto, terreno, casa, etc.), para emergencias o en otros casos para aumentar una futura pensión. No obstante, una gran cantidad de personas no invierte estos dineros de manera adecuada porque existe el factor riesgo y tienen miedo a perder lo que tanto esfuerzo les ha costado juntar.

 

Constantemente me encuentro con clientes, amigos y familiares que quieren obtener una elevada rentabilidad, pero sin asumir riesgos, es decir, quieren obtener ganancias por instrumentos de ahorro, como si fueran instrumentos de inversión. Eso es imposible, o por lo menos, algo que tenga cierto sentido, no lo conozco. Acá viene un tremendo desafío, ya que inevitablemente en la vida de cualquier persona que trabaje, tenga ingresos y se proyecte en el futuro, debe convivir de una u otra manera con el mundo del ahorro y la inversión.

 

Acá vienen dos consejos, en el ámbito del ahorro, como bien dice Warren Buffet, uno de los multimillonarios e inversionistas más influyentes en el mundo: “No ahorres lo que te sobre después de gastar, gástate lo que te queda luego de ahorrar”. En esta caso no es importante ahorrar un monto especifico, es decir, $5.000 o $500.000 mensuales, ya que es muy diferente la situación de alguien que gana $300.000 o $2.000.000 mensuales. Lo que realmente es muy importante, tiene que ver con destinar un porcentaje de los ingresos mensuales y la sugerencia es a lo menos un 10% de los ingresos.

 

Por otro lado, en el ámbito de la inversión, el mejor consejo para disminuir el riesgo, es la educación financiera. La mayoría de la gente busca el “dato”, eso que le funcionó a otro, que nos permita “forrarnos”. No señores, si sabemos que debemos convivir toda la vida con el mundo del dinero, debemos aprender a administrarlo. Por eso es importante el endeudamiento responsable, entender los diferentes productos que tenemos a nuestra disposición para invertir, planificar la jubilación más allá de lo obligatorio y por supuesto, darnos gustos que son muy necesarios, pero con responsabilidad.

 

Ahora que entiendes la diferencia entre ahorrar e invertir, te invito a que primero ahorres y en el camino, te vayas educando con las diferentes alternativas de inversión disponible, para que en el futuro, puedas optar a mejores rentabilidades, pero con riesgos controlados.