Ruvix en la Prensa

29

Dic - 2015

Los 7 pecados capitales de las finanzas personales

Martes, 29 de Diciembre de 2015

El Mercurio

 

Llega fin de año y empieza la etapa en que hacemos promesas para el año que se inicia. Ir al gimnasio, leer un libro al mes y pasar más tiempo con la familia son parte del elenco de resoluciones típicas que hacemos para el calendario que viene. Con ellas, buscamos corregir malos hábitos o tareas que dejamos pendiente en el que termina.

 

Como queremos que tenga un próspero 2016, a continuación le recordamos siete hábitos que son típicos errores que cometemos a la hora de planificar nuestra economía doméstica y que debiera sumar a sus resoluciones de fin de año. Son los siete pecados de las finanzas personales y que le invitamos a corregir a partir del primero de enero.

 

1. Gastar más de lo que se gana: resulta tan obvio que lo tendemos a dar por sentado. Pero muchas veces las fugas de dinero no son fáciles de descubrir, principalmente por qué hoy en día, a raíz del fácil acceso a diferentes productos bancarios, una gran cantidad de personas tiene a su disposición una línea de crédito, un avance en efectivo inmediato y una o varias tarjetas de crédito. Muchos creemos que esta línea y tarjeta de crédito son parte de nuestro saldo disponible para utilizar, pero que luego resultan muy caros de solventar. Es importante entender que el cupo no es igual al ingreso, para lo cual hay que tomar medidas de control o realizar un estricto presupuesto mensual, entendiendo que cualquier gasto por sobre nuestro un ingreso es una cuenta que luego se debe pagar.

 

2. Posponer la decisión del ahorro: Uno de los grandes problemas de la mayor parte de la gente es que le da una prioridad secundaria al ahorro. Muchos creen que el dinero destinado a la inversión o el ahorro debe realizarse después de todos los gastos y compromisos. Eso hace que la gran mayoría de las personas o no ahorre, o lo haga en un monto mucho menor al que debieran. El académico Shlomo Benartzi, de la Universidad de California en Los Ángeles, especializado en finanzas del comportamiento, alcanzó reconocimiento global en una charla que dio en las taquilleras conferencias TED en la que señalaba la importancia de darle solución al problema de la falta de ahorro, simplemente en ir sacando parte de tus ingresos mensuales antes que lleguen a tu cuenta corriente.

 

Esto también exige invertir en aprendizaje. Por ejemplo, entender qué significa tener un perfil agresivo de inversión (muchos dejan de serlo cuando pierden el primer peso), así como entender conceptos básicos del mundo de las inversiones como la diversificación, los costos de administración, los diferentes vehículos de inversión y sus riesgos. En consecuencia, para aprender sobre todos estos temas, no hay que dejar que pase el tiempo y comenzar a comprenderlos en la práctica.

 

3. Mal uso de las tarjetas de crédito: Las tres cuotas precio contado, sin interés, es una excelente herramienta de financiamiento. Esta opción para algunos bancos existe incluso para seis y hasta 12 cuotas sin interés. En un inicio no hay problema, pero es fácil pisar el palito, ya que después que se acumulan las cuotas, puede que nos pille la máquina y si no alcanzamos a pagar el “monto total facturado” y pagamos solamente el “monto mínimo”, el saldo insoluto comenzará a generar intereses cercanos a la Tasa Máxima Convencional, hoy cerca de un 40% anual. Otro mal uso de la tarjeta de crédito pasa por los avances en efectivo, que tiene tasas de interés que en algunas oportunidades son atractivas, pero con algunos costos extra por transacción, que se ven bajos, pero en términos porcentuales son relevantes. Por la misma razón, si va a realizar un avance en efectivo, sea solo en caso de extrema urgencia y que no se cometa el error de utilizarlo como un complemento a la tarjeta de débito.

 

4. Gastar en vicios: una resolución típica de fin de año es dejar de fumar o dejar de beber o dejar algún otro vicio en los cuales en Chile estamos predispuestos a ejercitarlos. ¿Exagero? Chile figura entre los cinco países del mundo con mayor consumo de tabaco en mayores de 15 años (37,7%) y en el primer lugar del continente en consumo de alcohol con 10,3 litros per cápita. También es el primer país de América Latina en consumo de marihuana. Aún sin considerar el costo que estos y otros vicios implican en nuestra salud biológica, hay un impacto también en la salud financiera. Una cajetilla de cigarros vale en promedio $2.500 a $3.000, si una persona consume en promedio ocho cigarrillos diarios, en un mes completo consume 12 cajetillas, lo que representa un gasto de entre $30.000 a $36.000 mensuales o $360.000 a $432.000 anuales. Si este dinero se destina a un APV entre los 30 y 35 años, la jubilación podría aumentar entre $100.000 y $150.000 mensuales.

 

5. Solo tener una fuente de ingresos: lo normal es que las personas tengan solo una fuente de ingresos, ya que consume gran parte del día el horario laboral completo. Sin embargo, es muy recomendable darse el tiempo en los ratos libres de generar otras fuentes de ingreso. La mejor enseñanza que se puede ir acumulando en el tiempo es el desarrollar la habilidad de vender. En la medida que se pueda vender cualquier producto o servicio, es posible generar ingresos en cualquier minuto. Además, si se quiere emprender en algún minuto de la vida, más importante que identificar una buena idea, es saber cómo venderla.

 

6. No llevar registros de tus gastos: probablemente todos los problemas que aparecen en algún momento en el mundo de las finanzas domésticas, pasan por la inexistencia de registros de los ingresos y especialmente de los gastos. Hay gastos que son habituales e imprescindibles para vivir como los servicios básicos (luz, agua, teléfono, etc.). Estos gastos se tiene en la mente, sin embargo, gastos esporádicos como vestuario, regalos o entretención, son difíciles de planificar. Por ese motivo es importante llevar el registro de estos gastos y establecer un promedio mensual que permita ajustar a un presupuesto. En varias ocasiones, estos ítems son minimizados por nuestros clientes y son precisamente los principales responsables de los desbalances presupuestarios en el tiempo, provocando el mal uso de los productos bancarios y pagando excesivas tasas de interés en el tiempo.

 

7. Comprar productos financieros sin entenderlos: ¿Se ha dado cuenta de los costos asociados a un seguro con ahorro? ¿Comprende lo que le cobra por administrar su dinero el Fondo Mutuo donde tiene sus ahorros? ¿A qué régimen de APV está acogido? Cualquier persona que trabaja y obtiene ingresos debiera saber responder estas preguntas. Sin embargo, por falta de tiempo, desinterés, o por confiar en sus asesores financieros pertenecientes a instituciones que les venden esos mismos productos, no se preocupa de comprender lo que compran. Para mejorar las finanzas personales es vital aprender sobre estos temas. En EE.UU. y otros países desarrollados existe conciencia al respecto. En Chile y Latinoamérica poco a poco comenzará el cambio, pero es lento y requiere voluntad. Pero usted no tiene por qué esperar al resto: le conviene empezar ya desde el primer día de 2016.