Ruvix en la Prensa

13

Ago - 2015

Los riesgos de la compra en verde y blanco

Jueves, 13 de Agosto de 2015
 
DiarioPyme
 

Para nadie es novedad que los precios de los arriendos y de las propiedades han subido mucho en los últimos años. Con absoluta razón, este aumento de precios ha sido explicado por el aumento en el precio de la tierra (especialmente en Santiago por la falta de terrenos), el aumento en el precio de los materiales y la falta de mano de obra, por solo nombrar algunos factores. En contraste, el bienestar económico de nuestro país entre los años 2010 y 2013, al amparo del boom del precio del cobre, generó un aumento de la demanda y ha posibilitado este panorama favorable para el mercado inmobiliario.

En este contexto, muchas personas han tenido éxito comprando propiedades para arrendarlas o venderlas al cabo de un par de años, por el fuerte incremento en los precios. Como suele ocurrir en el mundo de las inversiones, si vemos que al vecino le va bien, lo imitamos esperando el mismo resultado. Como hasta ahora esto ha funcionado perfecto, porque además, los precios de las propiedades no han parado de subir gracias a la reforma tributaria y el aumento del IVA a la construcción, mucha gente sigue invirtiendo en propiedades y esperando el mismo resultado anterior.

 

Lamentablemente, creo que estamos llegando a un punto de efervescencia en que no son sostenibles los precios actuales. ¿Que podría ocurrir? si hay menos gente arrendando, que es lo que ya está ocurriendo, los precios del arriendo bajan y eso hace que la rentabilidad de la inversión en una propiedad caiga, ejerciendo una presión a la baja en la demanda y afectando los precios de los inmuebles.

 

Otra cosa que puede ocurrir, en un escenario de desaceleración económica y aumento del desempleo como el que vivimos, es que la gente ya no pueda pagar los créditos hipotecarios en el futuro y esas propiedades se van a remate, aumentando la oferta y haciendo caer los precios. Adicionalmente, en el futuro van a existir mas exigencias de los bancos al ofrecer créditos, por ejemplo, financiando solo el 80% del valor de la propiedad. Mucha gente que ha hecho reservas en verde o blanco, que en muchos casos están especulando con la compra para hacerse una “pasada”, posteriormente si no tienen acceso al crédito por su situación económica del momento, las inmobiliarias se pueden quedar con ese stock y bajar precios. Todo esto es un escenario bien adverso, pero no descartable.

 

Por eso que es muy importante comprar a buenos precios, ya que en un escenario desfavorable para la economía, si compras caro, luego no tienes margen para arrendar a precios más bajos. La compra en verde y blanco ha ganado mucha popularidad porque realizas una promesa de compraventa cuando están solo los planos o los primeros trabajos de construcción, esperando que te entreguen la propiedad en 2 años con un alza considerable en el precio. Esta opción no es mala en sí, pero puede ser muy riesgosa al comprar a precios exorbitantes que después sea complicado rentabilizar.