Ruvix en la Prensa

18

May - 2018

¿Por qué pedir un préstamo es mejor que ocupar la línea de crédito?

Domingo 15 de Abril de 2018

 

LUN
 

La tasa de interés de los créditos de consumo totales, en promedio, están en niveles históricamente bajos, de acuerdo a las cifras a marzo del Banco Central, al anotar 20.91% anual.
 
En este segmento, se consideran las tarjetas de créditos, los sobregiros, que es el préstamo de dinero que entregan los bancos asociados a las cuentas corrientes, y los tradicionales créditos de consumo en cuotas, que son los más baratos de las 3 ofertas financieras de consumo, con una tasa promedio de 12,75% anual (ver infografía).

 

 
Alejandro Alarcón, ex gerente general de la Asociación de Bancos, recuerda que el sobregiro o la línea de crédito nació como un servicio para que no les protestarán los cheques a los clientes que se quedaban sin fondos, y evitar así que terminarán en el Dicom. “La tasa es alta porque es un negocio más riesgoso para los bancos, pero es un servicio muy útil para la gente”, dice.
 
La tasa, como se ve en el gráfico adjunto, es la más cara de las tres ofertas de préstamos de consumo y más que duplica a la tasa de los préstamos en cuota. “No hay que demonizar los sobregiros, son de utilidad, pero lo importante es que la gente entienda que no es parte de su ingreso, que se paga y que es caro”, dice Sergio Tricio gerente general de Ruix, consultora de finanzas personales.
 
De ahí que el consejo generalizado de los especialistas es que el uso de la línea de crédito sea acotado y ojalá a saldar la deuda lo antes posible. Dicen que si necesita financiamiento a todas luces es mejor pedirlo a través de un crédito de consumo en cuotas. Incluso aconsejan privilegiar la tarjeta de crédito, que es un poco más barata que el sobregiro, porque además tiene otra gran ventaja: “Usar la tarjeta en la modalidad de 3 cuotas a precio contado es más conveniente que recurrir a los fondos de la línea de crédito. Las cuotas precio contado involucran sólo un costo por comisión por el uso de la tarjeta”, asegura Guillermo Figueroa, director de Chiledeudas.
 
Los expertos dicen que, aunque la tasa promedio en marzo fue de 28,13% anual en la línea de crédito, en general este producto tiene costos que se acercan más a la tasa máxima convencional, que está en 36,42% anual. “El interés que te cobran es diario y muchas veces la gente no lo siente porque el descuento es de $20.000, $30.000 o $40.000, pero eso no significa que no significa que no sea caro”, comenta Tricio.
 
Otro punto a tener en cuenta en la línea de crédito, es que tiene asociado un seguro de desgravamen, es decir una protección si el préstamo no se paga. Para Figueroa, este es un gran negocio para los bancos, aparte del margen por el costo, porque el seguro opera por el monto total del cupo y no por la cantidad que usó el cliente. “Si tengo un cupo de $4.000.000 y use $1.000.000, el costo de crédito es por los $4.000.000 y no por $1.000.000. Ese es uno de los motivos de por qué a los bancos les interesa tanto subir el cupo de la línea de crédito a personas que lo utilizan muy poco”.

 

A refinanciar
 
La buena noticia del informe del Banco Central es que el costo el tradicional crédito de consumo en cuotas está a niveles históricamente bajos y, tal como lo dijo el presidente del Banco Central, Mario Marcel, en el último Informe de Política Monetaria (IPOM), debido al bajo costo de las tasas de interés (la rectora está en 2,5% nominal anual) es bueno cotizar para tomar un crédito y refinanciar deudas antiguas, que, seguramente, están a costos más altos.
 
“Hay que comparar y cotizar. Hoy, consolidar todas las deudas en un solo crédito de consumo es aconsejable porque, seguramente este nivel de tasas no se va a sostener en el mediano plazo”, dice Tricio.